Bienvenido a Neural

Estimulación Magnética Transcraneal

PODEMOS AYUDARTE

Tratamiento de neuromodulación por estimulación magnética transcraneal.

Existen una gran cantidad de trastornos y enfermedades que afectan al cerebro y a su funcionamiento. Dichos trastornos pueden causar o ser causadas por qué en ocasiones diferentes áreas del cerebro no se activen lo suficiente o funcionen de manera alterada. Para solucionarlos se han elaborado o intentando elaborar diferentes mecanismos y tratamientos con mayor o menor eficacia.

¿Qué es la estimulación magnética transcraneal?

La técnica conocida como estimulación magnética transcraneal es un método o tipo de intervención no invasiva que se basa en la aplicación de campos magnéticos controlados para estimular la actividad de las células nerviosas. Dicha estimulación no genera dolor y permite un control de la actividad de las áreas cerebrales objetivo.

El principio por el cual funciona es la aplicación de la inducción electromagnética, aplicando corriente eléctrica a una bobina que se colocará sobre el cuero cabelludo de tal manera que se generen los citados campos magnéticos (suficientemente atenuados como para no generar daños).
Así, estos campos influyen en la transmisión de información, facilitando la actividad cerebral (a pesar de que no está totalmente comprendido cómo funciona) y la generación de potenciales de acción a través de la despolarización neuronal.
Se interrumpe el ritmo normal de activación de dichas neuronas, algo que puede generar a su vez efectos diferidos en aquellas neuronas con las que se conecten aquellas afectadas por la estimulación. Se ha relacionado con la depresión y la potenciación a largo plazo.

1. Parkinson y síndromes motores

Uno de los trastornos en que más frecuente es el uso de esta técnica es en el Parkinson o en problemáticas vinculadas a sus síntomas, provocando mejoras funcionales y reducción de los problemas motores.

2. Trastornos del estado del ánimo

Trastorno de Depresión Mayor.

Trastorno de Ansiedad.

Trastorno Bipolar.

3. Neurorrehabilitación

Otro de los ámbitos aplicación es en la neurorrehabilitación, utilizando la estimulación como manera de generar la activación neuronal y para intentar mejorar la funcionalidad tras una lesión cerebral. Se aplica entre otros en traumatismos, infartos, lesiones medulares, síndromes de negligencia, hemiparesias o dificultades cognitivas.

4. Epilepsia

La epilepsia es un trastorno en que en ocasiones se ha empleado este tipo de tratamiento. Puede permitir la estimulación de algunas zonas cerebrales relevantes de cara a paliar deterioros generados por esta condición, e incluso puede llegar a facilitar la aparición de crisis epilépticas con el fin de localizar la zona que genera las convulsiones y valorar la posibilidad de otras opciones terapéuticas.

5. Trastornos por dolor

Se ha planteado el uso de estimulación magnética transcraneal en el tratamiento de problemas que cursan con dolor, como las neuropatías y neuralgias, o el dolor de la mano fantasma (en sujetos amputados), la fibromialgia y la migraña.

6. Trastornos del neurodesarrollo

Existen investigaciones que plantean el uso de esta terapia en el autismo y el TDAH, empleando la estimulación sobre los núcleos que rigen la atención para provocar mejoras en los síntomas de estos trastornos del neurodesarrollo y estimulando su capacidad atencional.

7. Esquizofrenia y problemas psicóticos

Dependiendo del uso y las zonas estimuladas, es posible encontrar una utilidad de esta técnica en el caso de la esquizofrenia y los trastornos psicóticos. Ello es especialmente útil en la estimulación de las vías mesocorticales, de manera que se reducen los síntomas negativos. También en algunos casos puede emplearse en el tratamiento de síntomas positivos al alterar el mecanismo cerebral que los produce (si bien se puede correr el riesgo de generar brotes psicóticos).